Y PARA LA #REFLEXIÓN

Nos guste o no cada año el tercer fin de semana del mes de mayo llegan al puerto de Acapulco miles de motociclistas y personas a una concentración y convivencia -muchas veces subida de tono- en plena Costera Miguel Alemán a la altura de la Condesa obligando al cierre al menos dos noches de la principal arteria del municipio. Dicho evento que se ha venido desvirtuando ha generado y lo seguirá haciendo seguramente, mucha polémica ya que hay quienes estén a favor y quienes estén en contra con expresiones hasta de odio entre unos y otros y a lo largo de los años ni las autoridades ni los propios auténticos motociclistas han logrado orientar el evento hacia un rumbo que sea visto como algo positivo para la economía del puerto o que sea un evento esperado por todos, todo lo contrario, sin embargo insisto, es un evento que inevitablemente se lleva a cabo y del que debieran las autoridades principalmente darle un rumbo que evite desmanes y excesos y lo oriente en positivo, más allá de solo poner vallas, filtros de revisión y operativos especiales durante algunos días en que están los visitantes de dos ruedas.

El que haya equivocado el rumbo la concentración de motociclistas que inició de la mano del festival Acapulco y de una conocida marca de motocicletas hace 27 años ocasionó que muchos de esos motociclistas organizados en clubes o afines a una marca dejaran de venir y se abrieran paso motociclistas de ocasión, con motocicletas de dudosa procedencia cuyo objetivo era lanzarse al desmadre, a Sodoma y Gomorra en Acapulco ante autoridades complacientes que insisto, no han hecho más que tratar de contener los excesos y hasta contabilizar el número de decesos cada año.

Tal vez el año pasado hubo un poco más de orden en comparación a anteriores al tomarse mayores medidas de prevención y ello incluso inhibió la llegada de personajes no muy gratos para los acapulqueños, sin embargo se sigue cerrando la Costera y se sigue temiendo vuelvan a presentarse excesos como muchos muy sonados.

Un viejo anhelo de motociclistas locales es que el Aca-moto deje de ser sinónimo de desorden y se convierta en una auténtica concentración biker similar a las de Mazatlán o León entre otras donde realmente representan un atractivo turístico y deja una derrama económica más allá de las compras en tiendas de conveniencia como se critica tanto en Acapulco, pero para ello las autoridades deben entender que deben buscar las estrategias que así lo permitan más allá de solo andar pastoreando a los motociclistas que insisto…de todos modos van a a venir.

Es sabido por todos que del Aca-moto no hay organizador, por tanto ni a quien responsabilizar de lo que pase o deje de pasar, siendo así deben ser las autoridades quienes deben buscar orientar el evento, generar por ejemplo un calendario que ofrezca esos días de estancia de motociclistas descuentos en el consumo un día en Pie de la Cuesta, otro día en Puerto Márqués y otro en Barra vieja que los atraigan a turistear y consumir y para las concentraciones nocturnas destinar un espacio que no afecte a terceros donde haya conciertos, actividades y vendimia de productos relacionados con el motociclismo, como ocurre en otras partes insisto, buscar patrocinadores que seguramente le entrarían al ser siempre Acapulco atractivo para todos.

Ya en el Congreso local se están interesando en el tema para evitar desorden y orientar en positivo el evento, ojalá y los gobiernos estatal y municipal no presten oídos sordos y se esperen a que llegue mayo y a ver que y como le hacen para el Aca-moto 2019 con el menor número de problemas, cuando bien puede ser una fecha en adelante que atienda a otro segmento turístico que deje reales ganancias al puerto y no dolores de cabeza como ha venido ocurriendo.

(Tomado de Informe 24)

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Editor
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

Preparan playas de Acapulco rumbo a la celebración del Día Mundial Turismo

El Subsecretario de Turismo, Noé Peralta Herrera, junto al Director de Promotora de Playas…