Opinión

Dios, él sí que tiene “voz de mando”